Mitos y Verdades de la Comida Congelada

El mes pasado, salio publicado en la sección Salud del prestigioso BBC Mundo, un artículo sumamente interesante que trata sobre las propiedades de la comida congelada



Eso nos motivo a que publiquemos este post sobre los mitos y verdades de la comida congelada, con el fin de romper con el mito falso de que los congelados no son buenos. 

Hay un informe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) publicado en 1998, donde se establece que los congelados son mejores que los frescos.

Recientemente una investigación realizada por la Universidad de Chester y el Leatherhead Food Research -y financiada por BFFF- determinó que dos de cada tres casos de vegetales y frutas congeladas tenían más antioxidantes y nutrientes que los productos frescos. Se encontró que las frutas y verduras congeladas tienden a ser más ricos en vitamina C, polifenoles, antiocianinas, luteína y beta-carotenos.

Contrario a lo que podríamos pensar, este descubrimiento se deriva del hecho de que los alimentos frescos pierden de forma gradual los nutrientes, al pasar por la cadena de suministro.

Brian Young, Director general de la British Frozen Food Association, dice que los métodos de “cosechar para congelar” han evolucionado en procesos rápidos y muy organizados. Esto en contraste con los tiempos de la comida “fresca”, que puede pasar hasta un mes en la cadena de producción, mayoristas y minoristas, antes de que los consumidores tengan acceso a ellos. “Durante este tiempo sabemos que sucede el deterioro del producto y es en esta medida en la que los mismos tienen menor valor nutricional que sus equivalentes congelados,” comenta Young.

Rachel Burch, quien condujo el estudio en el Leatherhead Food Reserch, nos invita a que dejemos de tener una opinión negativa sobre los alimentos congelados, pues muchas veces resultan ser mejores que aquellos que nos venden como frescos.

Lo fresco y lo congelado no deberían ser rivales. Esta frase es del periodista especializado Michael Barker, quien dice: "La cantidad de frutas y vegetales, particularmente lo primero, que consigues en los congelados es relativamente limitada. Si piensas en las frutas más vendidas, como las bananas, naranjas, manzanas y peras, te darás cuenta que realmente no las ves en los congelados". Así que simplemente deberían ser vistas como dos opciones diferentes para que cada quien elija la que prefiere.

Como apreciaron, los congelados no son malos como muchos pensaban.