Alimentación Balanceada: La Importancia de la Cena

Según expertos en nutrición, la ingesta energética de las tres tomas principales del día debe repartirse de la siguiente manera: en el desayuno, el 20-25% del total; en la comida, el 35-40% y en la cena, 25-30%. Pero este no es precisamente el reparto que hacemos.


Datos recientes sobre hábitos de alimentación de la población confirman que, al igual que el desayuno, para muchas personas la cena queda relegada a un segundo plano. En las cenas es habitual recurrir a un tentempié rápido (embutidos, queso, leche con galletas…) o a platos precocinados (comida chatarra como pizza, hamburguesa, minutas en general, etc.), alimentos que ahorran tiempo en la cocina pero que no aportan el mejor perfil nutritivo. 






Equilibrar la cena

Un método eficaz que ayuda a una alimentación equilibrada y variada es confeccionar un menú semanal de comidas y cenas, en el que se contemplen alimentos de los grupos básicos según la frecuencia recomendada. 

Para elegir los alimentos que se van a tomar a la noche, se han de tener en cuenta los consumidos a lo largo del día, para tratar de equilibrar y no repetir. Del mismo modo que podemos aprovechar el postre para equilibrar la comida, podemos tratar de hacer lo propio con la cena para acabar el día con un aporte adecuado de nutrientes.

Si bien la cena no puede compensar siempre los descuidos o excesos en la composición de los menús del resto de la jornada, debemos ir habituándonos a que esta última toma de alimentos se convierta en el complemento perfecto a lo ingerido durante el día.

Recomendaciones de frecuencia de consumo 

PAN-FRUTA-LECHE DERIVADOS. Cada día
CARNES Hasta 6 veces / semana 
PESCADOS Mínimo 3-4 veces / semana 
HUEVOS 4 ó 5 unidades / semana 
LEGUMBRE 2-4 veces / semana 
ARROZ- PASTA -PAPAS 2 ó 4 veces / semana

Platos atractivos para la cena

Planificar los menús ayuda a hacer las comidas más variadas y a introducir platos que se tenían olvidados. 

Verduras: en croquetas, ensaladas, tortillas vegetales (calabacín, berenjena, espinacas...).

Huevos: duros, a la plancha, tortillas o revueltos (champiñones, atún, espinacas con mariscos, jamón y queso...), creps, flanes, etc.

Pescados: en postas, etc ..

Y así con todos los grupos de alimentos.

Le dejamos nuestro menú, con una propuesta amplia, bien variada y de calidad para que pueda planificar su almuerzo y cena a gusto.

También ofrecemos sopas de verduras 100% naturales ideales para personas que comen liviano en la cena ya que es fundamental equilibrar los nutrientes que nos faltan.