Todo lo que necesitas saber para alcanzar tu peso ideal y tener una dieta saludable

Uno de los temas más sonados hoy en día tiene que ver con la dieta y el ejercicio, y con todo aquello que podamos hacer para alcanzar nuestro peso ideal. Podemos decir que gracias a toda la información que recibimos a diario en revistas, en la tele y en las redes sociales, nos hemos vuelto un poco más conscientes respecto a nuestra salud y a nuestra imagen. Es indudable que una cultura de salud y buenos hábitos está surgiendo entre nosotros y está tomando cada vez más fuerza. Con todo esto quizás sea momento para decidirnos a cambiar nuestros hábitos y lograr esa figura que siempre hemos estado deseando.

Sin embargo, es importante que estemos más atentos que nunca para no perder el norte de lo que es saludable verdaderamente y lo que no. Muchas personas inescrupulosas buscarán vendernos “productos mágicos” para bajar de peso que muchas veces ponen en riesgo nuestra salud o en menor medida, nos hacen perder nuestro tiempo y dinero.

En este artículo vamos a hablarte de cómo puedes alcanzar y mantener tu peso ideal y te enseñaremos a reconocer entre una dieta saludable y una que claramente no lo es.

Empecemos por comprender el concepto de “peso ideal”, quizás a menudo te preguntes ¿cómo sé si estoy en mi peso ideal? Lo primero que tienes que saber es que tu peso ideal no es aquel que intentan venderte en esas revistas llenas de mujeres flacuchas ni por el contrario, tampoco significa que debas tener exceso de curvas para verte bien. Debes saber que no se trata de llenar un estándar de belleza impuesto por la sociedad en la que vivimos, se trata de alcanzar un óptimo estado de salud en el que tu organismo funcione correctamente y te sientas bien contigo mismo.

Para ello te recomendamos consultar con tu médico si estás en tu peso ideal, o si debes perder unos kilitos o tal vez ganarlos. También puedes usar una calculadora de peso ideal de las muchas que se encuentran ahora en la web. Son muy prácticas y arrojan resultados bastante cercanos sobre tu constitución corporal, ya que se basan en una formula mundialmente aceptada para calcular el peso ideal que es el índice de masa corporal.


Con esta fórmula calculan tu peso ideal dividiendo tu peso actual por tu estatura en centímetros al cuadrado. Una vez que te ha dado tu resultado, es decir que ya tienes tu IMC (índice de masa corporal), procederán a ubicarlo dentro de los valores predeterminados para el índice de masa corporal. Consta de la siguiente tabla:

IMC menor de 18 -> peso por debajo de lo ideal
IMC entre 18 y 24,9 -> peso ideal
IMC entre 30 y 34,9 -> Obesidad de 2º grado 
IMC entre 35 y 39,9 -> Obesidad de 3º grado (pre mórbida)
IMC mayor que 40 -> Obesidad de 4º grado (mórbida)

Como ves esta fórmula te puede orientar mucho sobre tu peso ideal, si realmente deberías perder peso o tal vez estés en tu peso correcto o quizás debas aumentar un poco más. Recuerda que más allá de guiarte por planteamientos estéticos inalcanzables, lo más importante es tu salud.


Quizás tu IMC indique que estás en tu peso ideal, pero tu cuerpo se ve más ancho, incluso puede que tengas un poco de grasa acumulada en el abdomen o las caderas y esto esté haciéndote pensar que debes bajar de peso. Antes de decidir que el IMC no funciona y comenzar con un régimen alimenticio sin consultar con un médico, toma en cuenta los siguientes aspectos:

1.    Puede tratarse de retención de líquidos: Es probable que no estés por encima de tu peso ideal sino que hayas estado consumiendo mucho sodio y que además no estés tomando la cantidad necesaria de agua. Ten en cuenta también que la retención de líquidos te da datos importantes sobre tu función renal, circulatoria y digestiva, así que si has estado viéndote más hinchada/o, tienes pequeñas bolsas bajo tus ojos y notas que no estás orinando lo suficiente, consulta a tu médico.

2.    Quizás sea por efecto de algún medicamento: Algunos fármacos producen hinchazón corporal como parte de sus efectos secundarios. Si estás siguiendo algún tratamiento médico, cerciórate de los efectos secundarios que tengan estos antes de comenzar con una dieta.

3.    Puede ser que estés sufriendo del fenómeno “peso en grasa versus peso en músculos” ¿has escuchado sobre esto? Digamos que tu peso corporal es de 58kg y tu IMC dice que estás en tu peso ideal pero, sigues viéndote como si en realidad pesaras 66kg… ¿Te suena familiar? Esto ocurre porque esos 58kg que tienes no son en su mayoría kilos en musculatura, sino en grasa corporal. Cuando se compara 1kg de carne magra frente a 1kg de grasa, podrás ver cómo aunque las dos pesan igual, el volumen de la grasa es mucho mayor, es decir “se ve más grande”. Lo mismo pasa en nuestro cuerpo, la grasa corporal nos hace ver más pesados y anchos de lo que en realidad somos, aunque estemos en nuestro peso correcto.

¿Qué debes hacer entonces? El primer paso para alcanzar tu peso ideal en músculos y quemar las grasas, es realizar más ejercicio a diario, acompañado de una dieta saludable, rica en proteínas que ayude a tus músculos a crecer.

Si ninguna de estas tres opciones se ajusta a tu caso y tu IMC dice que estás por encima de tu peso ideal, entonces sí es momento de comenzar con una dieta que se ajuste a tus necesidades. Debes comprender que “dieta” no significa ni de cerca “pasar hambre”. Puedes alimentarte bien, bajar de peso y obtener muchos beneficios para tu salud, gracias a una dieta saludable.

¿Cómo saber cuándo una dieta es saludable y cuándo no?

La característica primordial de las dietas saludables es el tiempo que te ofrecen para que “hagan efecto”, es decir el tiempo que tardarás en perder peso. Como bien sabes, todas las personas buscan bajar de peso rápidamente y encontrarás en el mercado miles de dietas y productos que prometen hacerte bajar de peso en unos pocos días. La única verdad detrás de todo esto es que si y solo si, en realidad este tipo de dietas o productos llegarán a cumplir con su cometido, sería a costa de tu salud y ese es un precio muy alto a pagar por algo que puedes conseguir con otras estrategias. Una de ellas es la paciencia, ninguna dieta que prometa hacerte bajar de peso en 3 o 4 días puede ser efectiva y si lo es, entonces no será una dieta saludable.

Se requiere como mínimo dos o tres meses para comenzar a ver resultados verdaderos y sobre todo duraderos, cuando comenzamos con una dieta saludable. Nuestro organismo es una máquina compleja y no puedes esperar que cambie su constitución completa en solo dos días, eso no pasa en la vida real y debemos ser objetivos.

Vas a encontrarte con innumerables dietas milagrosas con nombres atrayentes como la dieta del limón, la dieta de la luna, la dieta de la media lechuga, pero podemos asegurarte que no son dietas saludables, ni de cerca. Estas dietas están diseñadas para dejar a tu organismo sin energía, sin vitaminas, sin minerales suficientes para cubrir sus gastos diarios. Es decir, estaríamos haciéndonos un daño a nosotros mismos, porque estamos negándole a nuestro cuerpo el combustible que necesita para asumir el día a día. Por eso no es para nada aconsejable, ni que dejes de comer, ni que comas pocas cantidades, pocas veces al día y quedes con hambre, ni que suprimas varios tipos de alimentos de tu plato, sin antes consultar con un nutricionista.


¿Cuál es la dieta saludable entonces? Una buena dieta es aquella que combina varios grupos alimenticios en un mismo plato, con una cantidad correcta de comida con la cual no vayas a quedar con hambre y que sobre todo es aquella que no te ofrece cosas imposibles e irreales. Más que asumir una dieta, debes centrarte en aprender a alimentarte sano, lograr buenos hábitos alimenticios que después de todo son la clave para bajar de peso definitivamente.

Ahora que tienes esta información tan necesaria, está de más decirte que en nuestra página puedes encontrar todo lo que necesitas para empezar o seguir tu dieta, sin tener que preocuparte cómo combinar los alimentos en tu plato, de manera que hacer dieta no te resulte aburrido, ni agobiador y sobre todo que sepas que estás comiendo lo que realmente necesitas para sentirte bien y verte mucho mejor.

Te recomendamos descargar nuestro menú diseñado para bajar de peso, sin prisas, sin estrés, siguiendo siempre una dieta saludable con la que verás resultados increíbles. No se trata de aguantar hambre, se trata de comer bien y acá tienes todas las herramientas para poder hacerlo, solo debes solicitar nuestro servicio y empezar a disfrutar de una vida más sana.



Si ya estás en camino de alcanzar tu peso ideal, acá encontrarás también viandas diseñadas para ayudarte a mantener el ritmo de tu dieta, de manera que el peso que has logrado perder no regrese y puedas llegar hasta tu meta de la forma más sana y deliciosa.


Solicitando nuestro servicio de viandas para bajar de peso, puedes estar seguro que comerás de la forma más correcta y que lo único que te resta es hacer más ejercicio diario, tomar mucha agua, dormir unas 8hrs y esperar los resultados que te darán tus nuevos hábitos alimenticios, mientras sigues con tu rutina. Porque perder peso no tiene que ser tan complicado e imposible, solo debes tener mucha determinación y las herramientas correctas y una de ellas es nuestro servicio de viandas, que facilitará la vida y te ayudará a alcanzar tu peso ideal.

Como dijimos perder peso no es un proceso de la noche a la mañana, se requiere de paciencia y de tomar en cuenta muchos factores, la alimentación sin duda es el más importante de todos y el factor que determina si conseguiremos nuestros objetivos o no. Entonces no lo pienses, no tomes riesgos, no sigas dietas milagrosas que no hacen efecto o que ponen en peligro tu salud. Enfócate en cambiar tus hábitos para siempre, EN COMER BIEN. Acá vamos a ayudarte a que lo consigas.


Revisa nuestro menú pide la cantidad de viandas que quieras, inscríbete en un gimnasio o empieza una rutina de ejercicios caseros, verás que más rápido de lo que crees nuestra dieta saludable sumada al ejercicio diario, te estarán dando los resultados que siempre has querido: un cuerpo esbelto, fuerte y con una excelente salud. 

Gracias por leer nuestro blog, participar y compartir. 

Si te ha gustado este artículo, si te fue útil en algo entonces compártelo en tus redes sociales. 

Muchas gracias y hasta la próxima!