Alimentación y Dieta Saludable en otoño: Recomendaciones

Arranca una nueva estación y se traduce para muchos el comienzo real del año. Se terminaron las vacaciones y licencias con la vuelta al trabajo, al colegio y a la rutina agitada con un nuevo ritmo de vida que se caracteriza por ser más acelerado. 

El verano se despide y llega el otoño con menos horas de sol y con mayor desgaste físico / mental (tanto en niños como en adultos en general). Todo esto implica la importancia de mantener una alimentación saludable que acompañe todos estos fuertes cambios y aporte la suficiente energía para que las defensas se vean renovadas y potenciadas. Para esto, es aconsejable una alimentación variada y balanceada que te aporte la mayor cantidad de nutrientes que te aportarán una mejor salud; es lo que te protegerá de los resfriados, gripes y catarros que suelen ocurrir en esta época del año. Si te alimentas bien de seguro te enfermaras menos y consumirás menos cantidad de anti-gripales. 

Debes empezar el día con un buen desayuno saludable que te aporte la energía necesaria para afrontar la jornada con vitalidad. 


Frutas y Verduras: Nutrición Saludable en Otoño

En el otoño encontramos una gran variedad de frutas y verduras. 
Algunas de estas frutas, como naranjas y mandarinas, contienen vitamina C que fortalece nuestro sistema inmunológico. Encontramos entre otros: granada, naranjas, peras, bananas, mandarinas, manzanas, kiwi, limón, pomelos y frutos secos -como las castañas y nueces-. Se sugiere preparar platos de ensaladas o macedonias con estos alimentos. 
Algunas de las verduras: Acelga, brócoli, espinaca, nabo, perejil, rabanito, remolacha, ajo, hongos, coles de Bruselas, alcachofa, coliflor, calabaza, calabacín, zapallo y berenjena, entre otros. De igual manera, predominan las hortalizas, tales como: papas, boniatos, cebolla, lechuga, zanahoria y puerro (que se encuentran todo el año). Los repollos toman protagonismo en esta temporada de temperaturas más bajas. 

Se recomienda consumir vegetales y frutas de estación tanto en almuerzo como en cena, así como realizar ingestas de éstos entre las comidas principales. Para que el aporte de vitaminas y minerales sea adecuado es importante variar siempre los vegetales y frutas que se consumen. Cuanto más variedad de colores estén presentes en nuestra alimentación, más completa será desde el punto de vista nutricional. 


Ejercicio físico 

La dieta saludable siempre debe ir de la mano de la actividad física para luchar contra el sedentarismo. Llevar una vida activa, en la cual la práctica regular de ejercicio físico juegue un papel fundamental, ayuda a prevenir la obesidad y sus enfermedades derivadas (diabetes, hipertensión y problemas cardiovasculares, entre otras patologías). 

En el caso de que hayas comenzado la práctica de algún deporte en estos últimos meses, entonces aprovecha para continuar con esta sana costumbre durante el resto del año. Si recién te decides por comenzar con la actividad física, lo mejor es acudir primero al médico para realizar un chequeo general. Recuerda que la práctica deportiva debe ser individualizada y adaptada a tu edad. 




Gracias por leer nuestro blog, participar y compartir en sus redes sociales. 

Si te ha gustado este artículo, si te fue útil en algo o conoces algún adulto mayor que necesite de nuestro servicio entonces compártelo con tus contactos. 

Muchas gracias y hasta la próxima!